ARTE
Él tenía un hobby, era pintor, le gustaba dibujar cuadros y ella estaba cansada de ser siempre el lienzo en blanco, de tener que esconder aquellas “obras de arte” que él se dedicaba a pintar, como si fuera un objeto, como si no valiese nada.
Así que los rompió, pero no los dibujos, sino todos y cada uno de los pinceles, brochas, pinturas que él utilizó y que no volverá a usar para pintar los cuadros que, de momento, siguen expuestos en el museo que es su cuerpo.
Ella vale mucho, no necesita que la pinten. Ella es arte por sí sola.

                                                             

                                                                       Alexandra Voicu